CC BY-NC-ND 4.0 · Revista Argentina de Radiología / Argentinian Journal of Radiology
DOI: 10.1055/s-0040-1708464
Carta científica
Sociedad Argentina de Radiología. Publicado por Thieme Revinter Publicações Ltda Rio de Janeiro, Brazil

Mama “piel de naranja”: Presentación atípica, reporte de un caso

“Orange Peel” Breast: Atypical Presentation, Case Report

1  Hospital General de Agudos I. Pirovano, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
,
Alma Grinstein
1  Hospital General de Agudos I. Pirovano, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
,
Cinthia Soledad Alarcón
1  Hospital General de Agudos I. Pirovano, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
,
Luisa Gómez
1  Hospital General de Agudos I. Pirovano, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
,
Valeria Espinosa
1  Hospital General de Agudos I. Pirovano, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
,
Diana Montoya
1  Hospital General de Agudos I. Pirovano, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
› Author Affiliations
Further Information

Address for correspondence

Jorge Enrique Cervantes Coka, MD
Monroe 3555
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina   

Publication History

21 March 2019

07 February 2020

Publication Date:
22 April 2020 (online)

 

Estimados editores,

El edema mamario denominado mama “piel de naranja” (MPN) se caracteriza por el aumento del volumen, del grosor de la piel y de la densidad del parénquima mamario.[1] Debido a sus diversas etiologías, representa un reto diagnóstico. Esas etiologías pueden corresponder tanto a cáncer de mama inflamatorio como a otras causas sistémicas no malignas tales como: mastitis, traumatismo, obstrucción linfática, oclusión venosa subclavia, necrosis grasa, linfoma, leucemia, cambios post-irradiación, esclerosis sistémica progresiva, enfermedades granulomatosas, síndrome nefrótico, pénfigo y otras afecciones de la piel o insuficiencia cardíaca congestiva (ICC).[2] [3]

La MPN, dependiendo de su etiología, puede ser bilateral y, en menor medida, unilateral. En caso de ser bilateral, hay que sospechar de causas sistémicas, como ICC, síndrome de vena cava superior, entre otras. De no encontrarse la causa, o de presentarse en forma unilateral, se debe descartar la presencia de masa para la toma de biopsia y, en ausencia de masa, considerar origen inflamatorio, para posterior seguimiento hasta su resolución. La MPN unilateral puede estar asociada a patología benigna, a patología maligna (cáncer inflamatorio) y, en menor frecuencia, a causa de origen no mamario ([Fig. 1]).[4]

Zoom Image
Figura 1 Algoritmo de manejo de la mama piel de naranja.

La mamografía y la ecografía, como métodos de imágenes, tienen como hallazgo en común el aumento del espesor del plano cutáneo, el cual debe superar los 3 mm. En la mamografía, además, se visualiza aumento difuso de densidad y patrón reticular. En la ecografía se observa parénquima mamario heterogéneo con áreas hipoecoicas y con sombra acústica.[5]

Presentamos el caso de una paciente de 31 años, ex tabaquista (20 cigarrillos diarios entre los 13 y los 30 años), quien consultó al servicio de Guardia por presentar náuseas, vómitos, disfagia e inflamación de la mama izquierda de 48 horas de evolución, acompañado de dolor crónico en articulación del hombro izquierdo. Al físico presentó mama izquierda aumentada de tamaño, con signos de flogosis y presencia de adenopatía supraclavicular única izquierda y axilares bilaterales múltiples. Se realizó mamografía bilateral en incidencia craneocaudal (CC) y oblicuo medio lateral (OML), en la que se observa aumento de la densidad y volumen de la mama izquierda, con engrosamiento de plano dérmico ([Fig. 2]). Posteriormente, se realizó una tomografía computada (TC) con contraste oral y endovenoso (EV), con adquisiciones basales, en fase venosa (75 segundos) y fase excretora (10 minutos), en la que se visualizan conglomerados adenomegálicos que comprometen los compartimentos cervicales y mediastínicos, ocasionando compresión de las estructuras vasculares de la base del cuello, signos de trombosis y/o compresión extrínseca del tronco venoso braquiocefálico izquierdo y vena cava superior, múltiples nódulos pulmonares bilaterales con patrón en suelta de globos compatible con secundarismo, derrame pleural bilateral, lesión lítica expansiva a nivel de la cavidad glenoidea, cuerpo de la escápula izquierda y aumento difuso de la densidad, tamaño de la mama izquierda con engrosamiento cutáneo ([Fig. 3]).

Zoom Image
Figura 2 Mamografía bilateral incidencias CC y OML, llama la atención el aumento de la densidad y volumen de la mama izquierda (flecha), con engrosamiento de plano dérmico (punta de flecha).

Debido a los hallazgos tomográficos, la paciente fue intervenida quirúrgicamente para toma de biopsia de adenopatía supraclavicular. Al momento de la operación, se administraron 100 mg de hidrocortisona EV y 100mg EV cada 8 horas por las primeras 24 horas postoperatorias.

En el postoperatorio mediato, la paciente fue programada para punción mamaria bajo guía ecográfica, por sospecha de carcinoma inflamatorio. Durante el abordaje ecográfico no se observaron imágenes dominantes sospechosas ni signos de inflamación mamaria, por lo que se suspendió el procedimiento. Se realizó mamografía de control de mama izquierda incidencias CC y OML, en la que se visualiza mama izquierda de características imagenológicas habituales ([Fig. 4]).

Zoom Image
Figura 3 TC con contraste endovenoso. MPR vista axial (a, b, c, d) y vista coronal (e, f). Se observa lesión lítica en articulación gleno-humeral izquierda (flecha), conglomerado ganglionar mediastínico (punta de flecha), nódulos pulmonares bilaterales (flecha doble) y signos de trombosis y/o colapso extrínseco del tronco venoso braquiocefálico izquierdo (flecha en ángulo).
Zoom Image
Figura 4 Mamografía de mama izquierda incidencia CC y OML. No se observan imágenes sugestivas de sospecha.

Los hallazgos a nivel mamario caracterizado como MPN unilateral se interpretaron como síndrome de vena cava superior unilateral ocasionado por la compresión ganglionar a las estructuras vasculares venosas del lado izquierdo, lo que se manifestó a través de la presencia de edema mamario unilateral asimétrico, que se resolvió tras la administración de corticoides.[6]

El resultado histopatológico de la biopsia obtenida del ganglio supraclavicular izquierdo resultó en un proceso linfoproliferativo de inmunofenotipo B, el cual produjo efecto de masa a nivel mediastínico, región latero cervical y presencia de conglomerados ganglionares, produciendo la sintomatología mamaria.[7]


#

Conflicto de Intereses

Los autores del trabajo declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Responsabilidades éticas

Protección de personas y animales


Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.


Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.


Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.



Address for correspondence

Jorge Enrique Cervantes Coka, MD
Monroe 3555
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina   


  
Zoom Image
Figura 1 Algoritmo de manejo de la mama piel de naranja.
Zoom Image
Figura 2 Mamografía bilateral incidencias CC y OML, llama la atención el aumento de la densidad y volumen de la mama izquierda (flecha), con engrosamiento de plano dérmico (punta de flecha).
Zoom Image
Figura 3 TC con contraste endovenoso. MPR vista axial (a, b, c, d) y vista coronal (e, f). Se observa lesión lítica en articulación gleno-humeral izquierda (flecha), conglomerado ganglionar mediastínico (punta de flecha), nódulos pulmonares bilaterales (flecha doble) y signos de trombosis y/o colapso extrínseco del tronco venoso braquiocefálico izquierdo (flecha en ángulo).
Zoom Image
Figura 4 Mamografía de mama izquierda incidencia CC y OML. No se observan imágenes sugestivas de sospecha.