CC BY-NC-ND 4.0 · Rev Argent Radiol 2018; 82(02): 086-087
DOI: 10.1055/s-0038-1639487
Scientific Letter | Carta Científica
Sociedad Argentina de Radiología. Publicado por Thieme Revinter Publicações Ltda Rio de Janeiro, Brazil

Hernia de Garengeot, diagnóstico ecográfico y manejo quirúrgico de una entidad infrecuente

De Garengeot's Hernia, Ultrasound Examination and Surgical Management of an Infrequent Entity
Felipe González
1  Radiólogo, Clínica Alemana de Santiago, Vitacura, Chile
,
Cristián Cavalla
2  Cirujano digestivo, Clínica Alemana de Santiago, Vitacura, Chile
,
Guillermo Aguilera
3  Residente de Radiología, Clínica Alemana de Santiago- Universidad Del Desarrollo, Vitacura, Chile
,
Gerhard Franz
3  Residente de Radiología, Clínica Alemana de Santiago- Universidad Del Desarrollo, Vitacura, Chile
› Author Affiliations
Further Information

Publication History

27 April 2017

09 September 2017

Publication Date:
27 April 2018 (eFirst)

Estimados editores,

La hernia de Garengeot es una entidad rara, descrita por primera vez en 1731 por el cirujano francés Rene Jacques Croissant de Garengeot,[1] quien reporta durante una exploración quirúrgica la presencia del apéndice cecal contenido dentro de una hernia femoral. Esas hernias ingresan al canal femoral ubicándose en el triángulo de Scarpa, destacándose por un mayor riesgo de complicación debido al pequeño tamaño de su anillo. Generalmente contienen intestino delgado y/o tejido adiposo visceral, siendo infrecuente la presencia del apéndice cecal (0,5–1% de los casos) y más infrecuente aún la concomitancia con apendicitis aguda (0,08–0,13% de los casos).[2] [3] Se presenta el caso de una mujer de 75 años con antecedentes de hipertensión arterial, dislipidemia, sarcoidosis, y derivación biliodigestiva reciente por estenosis de la vía biliar, en control y tratamiento. Consultó en el servicio de urgencia por cuadro de un día de aumento de volumen en región inguino-crural derecha asociado a dolor EVA 2/10, sin otro síntoma a la anamnesis dirigida. Cuando se realizó el examen físico, la paciente estaba afebril, destacando una masa sensible no reductible de la región crural derecha, sin otros hallazgos positivos que consignar. Los exámenes de laboratorio demostraron hematocrito 39,1%, Hb, 12,9 g/dL, leucocitos 9.600 u/mm3, neutrófilos 80%, plaquetas 242.000 u/mm3, VHS 14 mm/h. Por la sospecha clínica de una hernia crural atascada se realizó una ecografía abdominal e inguino-crural, en la cual se observó un saco herniario en relación a los vasos femorales derechos ([Fig. 1]), no reductible al paso del transductor, que presentaba contenido líquido y adiposo, ése último con aumento de su ecogenicidad debido a cambios inflamatorios. En su interior destacaba además la presencia de una estructura tubular de aproximadamente 10 mm de diámetro, no compresible, que no presentaba vascularización al modo Doppler color, y que se interpretó como el apéndice cecal con cambios inflamatorios ([Fig. 2]). Con ese diagnóstico, la paciente ingresó al pabellón quirúrgico sin realizarse otro estudio imagenológico. Durante la cirugía se identificó el saco herniario no reductible, que en su interior presentaba una estructura tubular correspondiente al apéndice cecal, el cual medía aproximadamente 11mm de diámetro, y que mostraba cambios de aspecto flegmonoso en su extremo distal. Se realizó un abordaje pre-peritoneal con ampliación del ligamento lacunar (Ligamento de Gimbernat), posteriormente reducción, apertura y resección del saco herniario. A continuación, se efectuó una apendicetomía con meso ([Fig. 3]) y cierre del peritoneo, para finalizar con hernioplastía primaria con dos puntos al anillo crural. La biopsia confirmó que la estructura extraída correspondía al apéndice vermiforme con hiperplasia de la mucosa, periapendicitis con hemorragia reciente y signos de organización. La paciente evolucionó en buenas condiciones, sin complicaciones postoperatorias.

Zoom Image
Fig. 1 Ecografía en eje transversal, se visualiza el saco herniario (asterisco) hacia caudal y medial de la vena femoral común (flecha) y arteria femoral común (punta de flecha). Se debe aclarar que en esta imagen existe una inversión de los colores habituales al modo Doppler color (vena en rojo y arteria en azul).
Zoom Image
Fig. 2 Ecografía en corte longitudinal del saco herniario (A), el cual contiene una estructura tubular no vascularizada al modo Doppler color (flecha), correspondiente al apéndice cecal, asociado a un aumento de la ecogenicidad del tejido adiposo circundante (asteriscos), compatible con cambios inflamatorios. Corte transversal de la misma estructura tubular (B), la cual alcanza un diámetro máximo de 10 mm.
Zoom Image
Fig. 3 Pieza quirúrgica. Extracción del apéndice cecal durante procedimiento quirúrgico, el cual se encontraba aumentado de tamaño, con aspecto flegmonoso hacia la punta.

El diagnóstico de la hernia de De Garengeot se ha descrito principalmente como un hallazgo intraoperatorio, existiendo pocos reportes donde el diagnóstico se haya realizado por métodos imagenológicos pre-quirúrgicos, existiendo más reportes en tomografía computada y resonancia magnética[2] [3] [4] que en ultrasonido.[5] [6] Nuestro caso demuestra la gran utilidad de esta última técnica en el diagnóstico, siendo una herramienta ampliamente disponible y económica. Los criterios imagenológicos en las distintas modalidades de estudio son los mismos que para la apendicitis aguda de la cavidad abdominal; diámetro mayor a 6 mm en eje transverso, inflamación del tejido adiposo adyacente y/o líquidoperi-apendicular entre otros. En cuanto al tratamiento, sigue siendo un tema de controversia si es un hallazgo en los casos no complicados; sin embargo, cuando se presenta en conjunto con apendicitis aguda la recomendación es manejo quirúrgico, sin existir consenso acerca de si realizar hernioplastia primaria o secundaria ni la técnica a realizar.[4] [7] En nuestro caso se optó por hernioplastia en el mismo momento quirúrgico, sin complicaciones post operatorias tempranas.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes y que todos los pacientes incluidos en el estudio han recibido información suficiente y han dado su consentimiento informado por escrito para participar en dicho estudio.