CC BY-NC-ND-license · Rev Iberoam Cir Mano 2007; 35(02): 067-070
DOI: 10.1055/s-0037-1606718
Case Report | Caso clínico
Thieme Revinter Publicações Ltda Rio de Janeiro, Brazil

Tratamiento de una fractura-luxación crónica de la articulación metacarpofalángica del dedo anular

Treatment of a chronic fracture-dislocation of the metacarpophalangeal joint of the ring finger
I. Garrido Santa María
1  Médico Residente Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza. Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología
,
J. Mª Pérez García
2  Médico Adjunto. Profesor Asociado. Departamento de Cirugía, Ginecología y Obstetricia Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza. Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología
,
S. Haman Alcocer
1  Médico Residente Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza. Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología
,
A. Herrera Rodríguez
3  Jefe de Servicio. Profesor Titular de Cirugía Ortopédica y Traumatología Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza. Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología
› Institutsangaben
Weitere Informationen

Publikationsverlauf

Publikationsdatum:
13. September 2017 (online)

Se presenta el tratamiento seguido y la evolución, en un paciente de 43 años, remitido a nuestra consulta para valoración del tratamiento de una fractura-luxación de la 4ª metacarpofalángica de la mano izquierda, de 2 meses de evolución, con rigidez dolorosa y deterioro articular.

En la primera intervención se realizó reducción de la luxación y reconstrucción articular, liberando las adherencias y siguiendo rehabilitación postoperatoria progresiva.

Aunque se consiguió una alineación de los ejes aceptable, no se obtuvo buen resultado, a pesar de manipulaciones bajo anestesia, para intentar ganar movilidad.

Diez meses más tarde, se realizó una artrolisis, incluyendo tenolisis, capsulotomía y liberación de los ligamentos colaterales.

Siguiendo tratamiento rehabilitador y tratamiento complementario con hialuronato, se consiguió una movilidad de 30º en la MCF, 90º en la IFP y 70º en la IFD, con un deterioro articular importante, en ausencia de dolor.

Se ha conseguido rescatar parcialmente las secuelas de una luxación crónica de 2 meses de evolución, con una función aceptable para el paciente, demorando la colocación de una prótesis articular, que de momento no desea. Un diagnóstico inicial precoz habría facilitado un buen resultado funcional.

We report a 43-year-old patient with a fracture-dislocation of the fourth metacarpophalangeal joint of left hand, with two months of evolution. The patient presented stiffness and articular impairment when he was sent to our consult.

In the first surgery, the dislocation reduction and removal of adherences were performed, followed by progressive programme of rehabilitation.

We got an acceptable axis alineation, but the result was poor because it wasn’t possible to get motion despite manipulations under anesthesia.

Ten months later we carried out arthrolysis including tenolysis, capsulotomy and liberation of collateral ligaments.

After rehabilitation and hyaluronic complementary treatment, the patient reached a motion of 30º in MCF, 90º IFP, and 70º in IFD, with an important articular impairment but painless.

In conclusion, it has been possible to decrease the sequels of a chronic dislocation, achieving an acceptable function and delaying the implant of an articular prosthesis which the patient didn’t want.

An earlier initial diagnosis would have facilitated a better functional result.